lunes, 4 de junio de 2012

Las malas compañias del ministro de Macri

*Por Gustavo Veiga

El ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, tiene la memoria flaca. Hay imágenes que parece que olvidó. Están en seis fotografías y en todas aparece con Diego Leandro Goncebate, alias “Fanfi”, acreditado como el último jefe de la barra brava de Lanús hasta que su interna se dirimió a balazos, con el saldo de un muerto y varios heridos, el 26 de mayo. Cuando se difundió la primera de las instantáneas, el funcionario atinó a decir: “No tengo trato con esta gente”. También precisó que los flashes lo habían sorprendido “en un festival”. No parece en su caso. Retratado de camisa celeste y jeans, con la remera granate que cuelga de su cuello cual pañuelo de gaucho, Grindetti hacía proselitismo en Lanús, donde no pudo alcanzar la intendencia a fines de 2011. Pero se entusiasmó con ciertos apoyos. A tal punto que compartió con el barra un palco o posaron junto a un grupo reducido y selecto de militantes del PRO.
Hombre clave en la estructura de poder macrista, Grindetti camina Lanús desde hace tiempo. Vive ahí –aunque también tiene domicilio en Caballito– y en plena campaña atendía en una oficina del centro porteño, donde lucía un gran mapa con las coordenadas del distrito. Su sueño de ser intendente deberá esperar hasta 2015, si el PRO no le depara una faena mayor. En agosto del año pasado salió tercero cómodo en la primera vuelta con 21.166 votos (el 8,81 por ciento), alejado del candidato por el Frente para la Victoria, Darío Díaz Pérez (26,47) y del postulante del duhaldismo, Omar López (15,73). En segunda vuelta compitió mano a mano con Díaz Pérez y perdió por una ventaja holgada, aunque duplicó los sufragios obtenidos en la primera instancia electoral.
Durante la campaña recorrió la comuna acompañado por Fanfi Goncebate, un hombre voluminoso que luce varios tatuajes y vestía un conjunto de musculosa y pantalón deportivo granates, del club Lanús. Las fotografías que publica Página/12 sugieren una relación inequívoca, que va más allá de una situación azarosa, como se la intentó describir. El concejal lanusense Jorge Schiavone, integrante de la diezmada bancada del PRO (después de tener siete ediles, quedó reducida a dos: él y Susana Arce), dijo que una foto difundida por el diario deportivo Olé donde se observa a Grindetti y al barrabrava caminando a la par “es circunstancial, como todas las que la gente busca sacarse con Néstor cuando camina por Lanús”.
Schiavone desmintió que Goncebate sea parte de la fuerza que conduce Mauricio Macri en el orden nacional. “Esa persona no trabaja ni milita en el PRO”, dijo, y sugirió que se intenta “dañar la imagen de Néstor”. De la secuencia de imágenes tomadas en Villa Sapito, Lanús Este, el 16 de octubre de 2011, se desprende otra cosa. En una aparecen Grindetti y Fanfi, posando junto a dos desconocidos. Los dos toman una camiseta de Lanús desde sus mangas, estirándola como si semejara una bandera. Pareciera tratarse de cuatro hinchas del Granate, aunque en realidad el ministro profesa sus simpatías por Independiente.
En otra fotografía comparten un acto y subidos a lo que parece un semirremolque, el barrabrava Goncebate; de lentes oscuros el secretario general del Sindicato de Trabajadores Panaderos y ex candidato a edil por el PRO en las últimas elecciones, Gabriel Ruiz; el ministro Grindetti; el concejal Schiavone y la concejala Arce. El frustrado candidato a intendente tiene un micrófono en su mano derecha y le habla a un grupo de vecinos. En otra toma del mismo escenario, Fanfi aparece al lado de Grindetti mientras se dirige a la gente. Escucha su discurso como abstraído y está ataviado de la misma manera en que aparece en las restantes imágenes: con la musculosa granate.
Pese a que existe una media docena de fotografías donde se los observa juntos a Grindetti y al barra, Schiavone –en declaraciones que cita la página www.diariodel surdelgba.com– insistió en que “no existe ningún vínculo entre los dos, más que un acercamiento circunstancial”. El concejal del PRO debe saberlo muy bien, ya que también comparte con Goncebate algunas de las imágenes. Y no fue el único que se despegó del barrabrava. Carlos Barbagallo, un concejal del Frente para Victoria que hasta 2011 pertenecía al PRO, dijo que conoce a Fanfi porque es dirigente del club Lanús y porque el hijo de aquél juega en las divisiones menores.
El hombre que puso en una situación embarazosa al ministro de Hacienda fue uno de los líderes del grupo autodenominado Hinchadas Unidas Argentinas, ligado al puntero kirchnerista de Quilmes, Marcelo Mallo. Con él y otros barrabravas como Marcelo “Bebote” Alvarez, de Independiente –el mismo que jaquea al presidente de ese club, Javier Cantero–, viajó al Mundial de Sudáfrica, donde comenzó a tener cierta fama.

*Publicado en Página/12 el 4 de junio de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario