viernes, 22 de marzo de 2013

INAUGURACIÓN DE LA MANSIÓN SERÉ



22 de marzo de 2013 | Buenos Aires

Cristina, Ghi y Sabbatella inauguraron el Espacio Mansión Seré

Es un Centro de Investigación e Interpretación de nuestra historia reciente. Allí funcionó el centro clandestino de detención conocido como Mansión Seré.
El intendente de Morón, Lic. Lucas Ghi, junto a la presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, y el presidente de la AFSCA Martín Sabbatella inauguraron el Espacio Mansión Seré Centro de Investigación e Interpretación de Nuestra Historia Reciente. El mismo es el resultado del proyecto de recuperación y preservación arqueológica del lugar donde funcionó el centro clandestino de detención y torturas conocido como “Mansión Seré” durante la última dictadura militar y donde desde 2000 funciona la Casa de la Memoria y la Vida y la Dirección de Derechos Humanos del Municipio.



“En julio del 2000, por iniciativa del entonces intendente Martín Sabbatella, el Municipio de Morón creó la Casa de la Memoria y la Vida, el primer espacio latinoamericano dedicado a recuperar y ejercitar la memoria en el mismo lugar donde funcionó un centro de detención. Con la inauguración de este centro de investigación seguimos trabajando para recuperar la memoria. Lo hacemos con alegría y apostando por la vida. Porque donde ellos mataron y torturan, todos los días cientos de chicos vienen a jugar y a divertirse. En este lugar emblemático todos los días le ganamos a la muerte y a la tortura”, destacó el intendente de Morón.

Por su parte, la presidenta expresó: “Acá queremos conmemorar la vida. Hay un espacio de la memoria, pero la mayor parte del predio está ocupada por actividades vitales. Está en cada uno de nosotros hacer el esfuerzo para que en cada uno de nosotros aflore lo bueno y lo mejor que tengamos".

Del acto participaron, además, funcionarios y legisladores nacionales, Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, representantes de organizaciones de derechos humanos y Carlos García, uno de los detenidos en la Mansión Seré que logró escapar en 1978.

La Casa de la Memoria y la Vida es el primer espacio latinoamericano dedicado a recuperar y ejercitar la memoria colectiva ubicado a escasos metros de donde funcionara, durante la última dictadura cívico- militar, el Centro Clandestino de Detención (CCD) conocido como Mansión Seré, a cargo de la Fuerza Aérea Argentina.

El proyecto de recuperación y preservación arqueológica de Mansión Seré incluyó la creación de un laboratorio de 161 m2 donde funcionará un centro de análisis de investigación y depósitos arqueológicos, así como la construcción de pasarelas para la circulación por dentro de los cimientos de la vieja casa, un patio de la memoria y otras áreas de contemplación para que los vecinos y vecinas puedan recorrer los cimientos de la antigua casa.

Además, los resultados de las investigaciones realizadas por el Municipio fueron aportados para fortalecer los procesos judiciales con valiosa información.

La iniciativa -precursora en el país en la recuperación de espacios destinados a incentivar la memoria colectiva- se propone rescatar junto a la comunidad y los organismos de derechos humanos a la Mansión Seré y su entorno a través de la recuperación del patrimonio tangible e intangible, rescatando y conservando su estructura y su historia a partir de los testimonios de diversos actores sociales y la preservación de la memoria histórica sobre los usos de la Mansión, antes, durante y después de su utilización como centro clandestino de detención, y su función en la aplicación sistemática del terrorismo de Estado en la zona oeste. La obra que se inauguró hoy complementa la primera etapa del proyecto, finalizada en 2006, la cual contempló la construcción de un tinglado para preservar las excavaciones de la mansión.

Entre 1977 y 1978 la Mansión Seré se convirtió en uno de los centros clandestinos de detención de la zona oeste del conurbano por el que pasaron centenares de personas torturadas bajo la responsabilidad de la Fuerza Aérea Argentina. Luego de la fuga de cuatro detenidos, la propiedad fue incendiada y dinamitada para borrar los restos.

Actualmente allí se realizan diferentes actividades con el objetivo de promover la memoria colectiva sobre la historia reciente, contribuir en la búsqueda de la verdad y la justicia y generar un espacio de participación y diálogo en torno a los derechos humanos. Cientos de vecinos y vecinas participan cada mes, miles de jóvenes forman parte del festival cultural La Minga, alrededor de 800 estudiantes asisten por mes a talleres dónde se debate y reflexiona sobre derechos humanos y medio millón de personas transitan por año el lugar para hacer deportes y disfrutar de recitales, festivales, actividades artísticas y culturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario